Rebirthing

Qué es el Rebirthing:


El Rebirthing o Renacimiento es una práctica y un método para la realización personal, espiritual y para la mejoría de la salud.


Mediante las sesiones de Rebirthing desbloqueamos el mecanismo respiratorio, liberando nuestra respiración, y nos vamos desprendiendo de los condicionamientos  negativos que tenemos sobre nosotros mismos y sobre la vida, así como de los patrones y las huellas que éstos han dejado impresos en nuestra memoria celular, que nos hacen sentir víctimas de las circunstancias, de los demás y de la propia vida. También nos ayuda a liberar las toxinas, químicos, metales pesados etc. que pueden estar acumulados en nuestro cuerpo, perjudicando nuestra salud.


El resultado es la transformación de nuestros pensamientos y emociones limitantes para poder disfrutar y manifestar al máximo nuestro potencial, consiguiendo una conexión sana, plena y confiada con la vida y con nuestra propia Divinidad natural. Así nos convertimos en manifestadores y creadores responsables de nuestra realidad.


Herramientas del Rebirthing:


El Renacimiento se basa en:
  • La Respiración consciente conectada
    La técnica de respiración circular que se utiliza se lleva practicando desde hace siglos por algunos yogis (practicantes de yoga). Se dice en los Vedas (escrituras sagradas de la India) que la respiración circular lleva a la eternidad.  Esta práctica, además de ser efectiva y
    poderosa, es suave, natural y segura. La sesión de respiración se puede realizar en seco (tumbado o sentado), en agua caliente (con la cabeza sumergida con ayuda de un tubo y una pinza de nariz), en agua fría y frente al fuego.



  • La Psicología Espiritual - Consciencia del Pensamiento Creativo:  usamos distintas herramientas para para tomar consciencia de que nuestro pensamiento es creativo y aprendemos a liberar los condicionamientos y patrones que nos limitan.
  • La Purificación Espiritual: Aprendemos a cuidarnos y mantenernos limpios de cuerpo, mente y emociones a través de la purificación con los cuatro elementos: Tierra (ejercicio y alimentación), Fuego (poder purificador del fuego), Agua (hidratación y baño) y Aire (respiración consciente)


Para qué es eficaz:


Permite acceder al subconsciente para sanar heridas emocionales y liberar viejos patrones de conducta que nos limitan y nos impiden vivir plenamente y desarrollar todo nuestro potencial.



Para quién:


Cualquier persona, incluso los niños, se puede beneficiar del Renacimiento, esté en el punto que esté de su vida. Hay personas que vienen por temas de crecimiento personal o espiritual, otras por temas de salud, depresión, angustia, conflictos de relación, problemas para materializar sus proyectos personales y/o profesionales, etc.


Cómo se trabaja: 


Se recomienda realizar, como mínimo, un ciclo de diez sesiones individuales. Cada una de ellas dura de dos a dos horas y media, siendo la práctica de la respiración de unos 60 minutos. Generalmente, la respiración se realiza en seco y tumbad@ sombre una esterilla.  A veces programamos sesiones en bañera o yacuzzi, con la cabeza sumergida y usando un tubo de snorkel y una pinza para la nariz. 

Estas sesiones se enfocarán al tema que la persona quiera trabajar o pueden realizarse también cuando no hay un tema específico que le preocupe a la persona pero ésta quiera avanzar en su desarrollo personal para llevar una vida más libre de condicionamientos, fluida y consciente.


En este tiempo la mayoría de las personas llegan a lo que llamamos la liberación de la respiración, es decir que desbloquean su mecanismo de respiración que normalmente suele ser muy inhibido, y aprenden técnicas que luego pueden aplicar en cualquier campo de su vida.


También se puede asistir a talleres monográficos donde se aprende sobre Prosperidad, Pensamiento Creativo, Cómo alcanzar tus metas o Proyecto de vida, Sexualidad y Relaciones, Inmortalidad física, Ley Personal y pensamientos limitantes, Autoestima. etc.  Estos talleres se realizan en grupo y son muy útiles, pero no sustituyen el trabajo individual de las 10 sesiones, donde la persona realiza un trabajo personal más profundo y transformador.


Cómo es una sesión de respiración consciente conectada:





Experiencias y testimonios:


Ainhoa
(Sólo pudimos hacer 4 sesiones antes de que diera a luz a una preciosa niña)

Holaaaaa!!!!

Cómo estás??? Yo feliz aunque muuuy liada con la princesa!!!!!

Que sepas que las pocas sesiones que hicimos fueron un regalo. Me acuerdo mucho de algunas de las cosas que salieron y me están ayudando a tope en estos momentos... GRACIAS.

Mil besos!!




Ariadna
Igual que digo que ha habido un antes y un después de las Constelaciones Familiares, mi impresión es que también hay un antes y un después de la respiración.  Ya sabía que centrarme en la respiración era importante, pero nunca la había modificado ni le había prestado atención, tal vez por miedo.  He pasado por encima del miedo y se han abierto mis pulmones, que yo diría que siempre los había tenido cerrados.  Era uno de mis bloqueos, nunca había abierto mis pulmones del todo y ahora sé hacerlo.  Es posible y, por lo tanto, diría que todo es possible en mi físico:  los bloqueos se desbloquean, ¡fantástico!


A nivel emocional, he descubierto rincones que no había explorado y he podido limpiar partes que estaban muy escondidas al poder hablar e ir buscando hasta llegar al fondo de estas emociones.  Después, respirar permite que se diluyan, que se relajen y dejen de estar escondidas haciendo daño y dejen de ser importantes.


Me parece que tengo menos miedo, que tengo más confianza en mí misma y más confianza en mi cuerpo.  Descubro que puedo cambiar lo que quiera de mí y que, por lo tanto, el futuro es una cosa totalmente cambiante.  Depende de lo que haga hoy.


He descubierto que todo viene del pasado, pero que mis actitudes pueden cambiar y no seguir los patrones antiguos porque ahora es el presente y éste siempre es diferente, porque yo soy diferente a antes.  Esto es fantástico, es optimista y te da ganas de vivir y ganas de aventurarte a hacer cosas diferentes.  No hay porqué repetir las cosas.


Sin embargo, siempre queda un punto de miedo, de no creer en mí misma, de sentirme poca cosa.  Creo que siempre he de seguir avanzando y conociendo rincones míos, que el trabajo no se acaba nunca y es un camino de transformación que dura toda la vida.  Siempre estaré descubriendo nuevos rincones donde hay polvo y también sé que siempre los estaré buscando, que nunca tendré miedo a encontrarlos.


No sé si seguiré usando esta herramienta.  Sí sé que la tengo incorporada, que cuando sienta la necesidad de usarla la tendré a mano.  No descarto hacer nuevas sesiones dentro de un tiempo para descubrir más cosas, a ver dónde me lleva la vida.  Ya veremos.


Respecto a Bea, estoy muy contenta.  Me he sentido muy acompañada, muy bien dirigida, sin forzar la máquina, en comunión conmigo y eso ha servido para que yo no tubiera miedo a abrirme, sino que me he dejado ir sin miedo a lo que ocurriera.


No sé cómo explicar una sesión.  Las tengo todas dentro de mí y todas, por una u otra cosa, han merecido la pena:  descubrir cómo a veces me siento vulnerable, o me siento una niña pequeña, o no me siento merecedora de un hombre, y cómo después de las sesiones todos estos sentimientos cambian y me siento adulta, segura de mis emociones, merecedora de todo lo bueno que la vida me traiga, merecedora de mí misma.  Como yo conmigo, nadie más.



Mónica 
Hacía años que Mónica sufría insomnio, ataques de ansiedad y una fuerte depresión cada vez que rompía una relación. Pero, lo peor es que últimamente tenía frecuentes pesadillas de acoso sexual. Como deseaba hacer borrón y cuenta nueva, descargar sus lastres psíquicos y afrontar la vida de forma más satisfactoria, acudió a la psicóloga y renacedora Dora M. Fucci para que le guiara en la experiencia del rebirthing.
En la primera sesión, Dora le explicó en qué consiste esta técnica (emplea la respiración consciente, sin dejar pausa entre la inhalación y la exhalación, como vehículo de exploración personal) y se efectuó un trabajo de verbalización en el que Mónica describió aspectos de su vida actual y su infancia.
A continuación se realizó una relajación guiada y Mónica empezó a respirar como Dora le indicaba hasta que se sumergió en su vivencia personal: revivió su embarazo no deseado y cómo, de pequeña, se sintió abandonada por su madre. Además, fue tratada como una niña débil y siempre percibió un exceso de responsabilidad sobre ella. Por otro lado, se vió acosada por su padrastro. Estas circunstancias le crearon unos patrones de conducta que condicionaron su modo de ver la vida.
Esta sesión de rebirthing permitió a Mónica tomar conciencia de todos los conflictos que la bloqueaban internamente. Por ello, al finalizar la visita, se sintió muy aliviada, liberada de una gran carga que había arrastrado sin apenas ser consciente de ello.
Guiada por Dora, la paciente realizó un ciclo de diez sesiones de rebirthing en las que trabajó diferentes aspectos: análisis de sus relaciones, miedos y culpas... Después practicó cartas de completación (expresión de sentimientos para conocer la carga retenida hacia una persona) y de perdón para liberar los conflictos de culpa y de resentimiento, así como afirmaciones para modificar los programas de su inconsciente.
Al acabar el tratamiento, Mónica comprobó cómo sus relaciones familiares habían mejorado y pudo romper con su pareja sin sufrir una depresión. Además, desaparecieron la ansiedad y las pesadillas. Eso le permitió recuperar su vitalidad y tomar las riendas de su existencia.